El día a día

¿Por qué colaborar con Perlas en el Barro?

15 / 01 / 2018

Por qué colaborar con Perlas en el barro

El proyecto Perlas en el Barro ha iniciado una carrera de ayuda a niños en situación de pobreza extrema. No es un proyecto único. Desde hace varias décadas la solidaridad internacional ha lanzado múltiples proyectos de asistencia a diversas causas. Hay ya muchas organizaciones, conocidas como organizaciones no gubernamentales (ONG), que se han especializado en muy diversos campos de ayuda a personas necesitadas.

 

Cuando Isaac me contactó fue lo primero que pensé. “¿Por qué habría de ayudar yo personalmente a alguien en la otra punta del planeta si puedo hacerlo a través de organizaciones ya establecidas, profesionalizadas, con una gran estructura de medios?".

 

Después, según se fueron desarrollando los acontecimientos, fui cambiando de opinión. Lo cierto es que ahora tengo una grandísima satisfacción por haber iniciado este proyecto. Y me gustaría trasladaros las razones.

 

En primer lugar, hay todavía muchas personas, en este caso niños, que no tienen posibilidad de ser ayudados por las grandes organizaciones, pues no quedan en su área de influencia o simplemente “no ha coincidido” que entren en sus planes.

 

Por otro lado, por mi fuerte inclinación hacia la espiritualidad profunda, siempre he pensado que los “encuentros” entre dos personas nunca eran fortuitos, sino que había una razón de fondo, normalmente de aprendizaje recíproco, que ambas personas debían descubrir.

 

En nuestro caso, la especial conexión que establecí con Isaac Bokea se salía de lo normal cuando dos personas se conocen de la forma en que nos conocimos. Isaac y yo aún no nos conocemos personalmente, pero la forma en que se produjo nuestra particular coincidencia determinó una relación que aparentaba ser ancestral. Fue quizás su misma inclinación hacia la espiritualidad lo que ocasionó vencer las barreras de comunicación que se tienen habitualmente en estos casos.

 

Ambos comenzamos a compartir una ilusión conjunta. Una ilusión que nos motivaba particularmente a ambos, pues nuestras vidas, en cierto sentido, habían sido paralelas, y nos encontramos en un momento en que sentíamos que no había mejor propósito en el mundo que actuar desinteresadamente por los demás, más cuando son personitas, como los niños que él acoge, que son los que más lo necesitan.

 

Aún no tenemos un plan detalladamente establecido, aunque nuestra ilusión común pasa por un camino que podría incorporar las siguientes actuaciones:

 

- Seguir acogiendo niños, tal y como recientemente ha ocurrido, pues hemos pasado de 17 a 20.

- Continuar con su escolarización y manutención, además de la educación en valores espirituales que les proporciona Isaac.

- Aumentar la infraestructura de acogida que dispone Isaac, que actualmente es mínima, facilitando habitación y comedor para los niños acogidos, además del nuevo terreno que hemos adquirido para su plantación.

- Planificar la construcción de un pequeño centro de formación profesional, para darle a los niños, como se dice, la caña de pescar en vez de los peces.

- ... y quién sabe, si más adelante los niños quisiesen estudiar una carrera universitaria, facilitar que lo hicieran, bien allí en Kenia, bien aquí en España.

 

Mientras, puedes formar parte de este proyecto, que, al ser pequeño e incipiente, te permitirá seguir muy de cerca la evolución de los niños, e incluso desplazarte con nosotros a visitarlo en los viajes que iremos programando, para que sientas de primera mano que tu ayuda se destina a personas con nombre, cara y ojos, y sus variadas circunstancias personales.

 

Iván Rodríguez,

Presidente y fundador de Perlas en el Barro.

Volver

Deducción donaciones: Hasta que la asociación sea declarada de utilidad pública por parte del Ministerio del Interior (dos años desde su creación; noviembre 2017), los donativos efectuados no tendrán la consideración de donativos sujetos a deducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas o impuesto de sociedades.