El día a día

Kisii, campamento base de Perlas en el Barro

31 / 01 / 2018

Kisii, Kenia

Un tumulto de coches, motocicletas, bicis y personas a pie se dan cita cada día en Kisii, una vibrante ciudad situada al suroeste de Kenia donde se encuentra la Casa Bokea, el centro de acción de Perlas en el Barro, en el que ofrecemos hogar a 20 niños y niñas huérfanos

 

Como sucede en el resto de Kenia, la población rural se ha ido desplazando hacia la ciudad, lo que está provocando un gran crecimiento en la zona urbana de Kisii. Son muchos los que migran de las zonas rurales donde nacieron a los barrios de esta ciudad, ubicada a 309 km de la capital, Nairobi, en busca de una oportunidad de trabajo y una vida mejor.

 

No en vano, Kisii, con una población de 400.000 habitantes según las estimaciones de 2012, es una de las ciudades con mayor crecimiento en todo el país, gracias al desarrollo del comercio, con nuevos negocios instalándose constantemente, su estabilidad política y su ubicación en una zona agrícola rica, con cosechas abundantes de maíz, frijoles, plátanos, piñas, aguacates o papayas, regadas por una lluvia constante durante todo el año, lo que le confiere un paisaje verde, con una gran vegetación.

 

Además, en Kisii también está empezando a desarrollarse el turismo. La población se encuentra en el centro del circuito turístico occidental de Kenia, que incluye las canteras de piedra de jabón en Tabaka, mineral con el que se tallan figuras de artesanía muy apreciadas; la reserva natural de Masái Mara, famosa por su fauna excepcional; y la cuenca del lago Victoria, el segundo lago de agua dulce más grande de la Tierra.

 

Sin embargo, el progreso de la zona tiene también algunas sombras. El próspero desarrollo de Kisii que ha supuesto a su vez un importante crecimiento de la población, trae consigo igualmente un aumento en el número de menores huérfanos. Ya sea por abandono de sus padres, al no poder hacerse cargo de ellos económicamente, o tras morir sus progenitores por enfermedad, estos niños y niñas se quedan solos, obligados a vagar por las calles de la ciudad y a sobrevivir pidiendo limosna. 

 

No es un problema que padezca únicamente Kisii, se trata de una preocupación nacional. Hay que tener en cuenta que los menores de 13 años representan el 48% de la población del país, con cuarenta y seis millones de habitantes. El 11% de ellos, aproximadamente dos millones cuatrocientos mil, son huérfanos debido entre otras causas al VIH.

 

Muchos de estos niños no están inscritos en ningún registro, por lo que no existen para el gobierno y, por lo tanto, no tienen derecho a ningún tipo de asistencia. Ante la falta de ayudas y de infraestructuras estatales que les proporcionen servicios básicos, es de vital importancia la existencia en la ciudad de orfanatos como la Casa Bokea, que sacan a los niños de un entorno de pobreza y les proporciona una nueva vida y una segunda oportunidad.

 

Iván Rodríguez, Presidente y fundador de Perlas en el Barro.

Volver

Deducción donaciones: Hasta que la asociación sea declarada de utilidad pública por parte del Ministerio del Interior (dos años desde su creación; noviembre 2017), los donativos efectuados no tendrán la consideración de donativos sujetos a deducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas o impuesto de sociedades.