El día a día

Algunos rasgos del proyecto Perlas en el Barro

09 / 03 / 2018

Fotos ninos kenia

Perlas en el Barro es un proyecto que nace de repente, espontáneamente, sin planificación ni medios o recursos asignados. Surge de lo que en la espiritualidad sería lo que llamamos el designio o la providencia, el plan. Para los que estudiamos espiritualidad, dada la forma en que nos conocimos Isaac y yo, esto es indudable y evidente.

Hubo una circunstancia que fue un requisito esencial para ello. Y fue el seguir la referencia interna, la guía intuitiva del plan que se manifiesta a través de la emoción superior, pues de no haber sido así, hubieran predominado, a la hora de decidir colaborar con Isaac, los criterios de la referencia externa del mundo (“desconfianza congénita”), y el resultado habría sido haber declinado su solicitud de ayuda.

Perlas en el Barro, por tanto, se configura como un proyecto muy original desde sus orígenes. La principal originalidad estriba en que la relación entre Isaac y yo nació auspiciada bajo los principios de la espiritualidad profunda. Esto tiene fuertes implicaciones en la forma en que hemos llevado y llevaremos a cabo nuestra recién nacida misión, y tiene relación directa con esa visión filtrada por la espiritualidad que hemos elegido.

Soy empresario de profesión, licenciado en empresariales y en derecho, con más de 25 años de experiencia en el mundo empresarial, actividad que continúo actualmente.

Desde ese punto de vista, el proyecto Perlas en el barro cuenta con esa necesaria visión empresarial con que debe contar toda ONG. Pues aunque los beneficios de su actividad irán íntegramente dedicados a su misión, los criterios de eficacia y eficiencia y la experiencia en el lanzamiento y desarrollo de cualquier proyecto son necesarios para su buen fin.

Pero también he compatibilizado mi actividad empresarial con la de la facilitación y orientación espiritual, desde hace ya varios años. Incluso fusionando ambas actividades, al aplicar en la práctica empresarial dichos principios espirituales, con total y absoluta normalidad y resultados, en aquello en que dichos resultados realmente importan, francamente sorprendentes. Debido a esta particular experiencia, he decidido escribir mi segundo libro, que trata sobre la espiritualidad y la economía, en todos sus aspectos.

Por ello, el proyecto Perlas en el Barro, no seguirá necesariamente con total fidelidad los estrictos criterios que cualquier ONG de mayor raigambre e implantación internacional sigue, sino que dichos principios estarán matizados por una visión más profunda de la realidad, aportada por la espiritualidad.

Tampoco Perlas en el Barro tiene vocación de crecimiento indefinido en sus actividades. Debido a cómo surgió, su eventual crecimiento también se sujetará a las características de designio, providencia y ausencia de una especial planificación futuras, pues en cada momento se irá viendo por dónde transita el superior plan de la espiritualidad. En tal sentido, pudiera ocurrir que sencillamente se ciñese a los niños que buenamente pueda ir recogiendo Isaac en la medida en que las instalaciones y el presupuesto de la asociación lo permitan. No obstante, si dicho presupuesto lo permite, circunstancia que igualmente seguirá su curso sea cual sea, en cada momento iremos determinando su mejor aplicación.

Y he empleado la segunda persona del plural con intención. Pues el tamaño del proyecto actualmente, a diferencia de otros proyectos que todos conocemos, se encuentra en un ámbito tan reducido, que los colaboradores pueden implicarse en la gestión de las actividades. Y esta es una circunstancia muy atractiva para cualquiera que tenga una especial sensibilidad e inclinación hacia estas cuestiones solidarias, pues viviremos la planificación y gestión de las ayudas de forma compartida con todos aquellos aportantes que lo deseen. Lo que implicará que la contribución con un pequeño granito de arena no solamente será económica, sino también proponiendo ideas y participando de la gestión.

Así, la participación en las reuniones de seguimiento y desarrollo, los viajes, la colaboración en la planificación y la aportación de ideas de los colaboradores más implicados económicamente que así lo deseen, serán bienvenidas, permitiéndoles un tacto directo con todas las cuestiones objeto de desarrollo por Asociación Perlas en el barro.

 

 

Iván Rodríguez

Presidente y fundador de la Asociación “Perlas en el Barro”.

Volver

Deducción donaciones: Hasta que la asociación sea declarada de utilidad pública por parte del Ministerio del Interior (dos años desde su creación; noviembre 2017), los donativos efectuados no tendrán la consideración de donativos sujetos a deducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas o impuesto de sociedades.